Miniguía para usar al 100% tu red de contactos en la búsqueda de empleo

social-media-2210590_640

social-media-2210590_640

Encuestas, informes y expertos fijan en mas de un 60% los empleos que se consiguen en España a través de la buena gestión de relaciones  profesionales 

La pregunta es: ¿Le damos -a la luz de estos datos-  a las relaciones profesionales la preponderancia que merencen para encontrar trabajo?

la mayoría de las persona NO. Esto es un error tremendo y un menoscabo importante en nuestras posibilidades de encontrar empleo.

Hoy quiero daros un “empujoncito” y a través de seis puntos clave ofreceros una guía, desde mi humilde opinión para hacer y mantener relaciones clave en la búsqueda de oportunidades laborales.

Miniguia para establecer relaciones profesionales

Empezariamos por segmentar la red y luego ir llenádola.

Te propongo segmentarla en 4 niveles según la relevancia para encontrar empleo, fijándonos como objetivo ir llenando estos niveles, partiendo de los contactos que ya tenemos.

  • Primer nivel: gente que nos puede dar trabajo (personas que tienen esa potestad en las empresas que nos hemos fijado como objetivo trabajar)
  • Segundo nivel: gente que nos puede recomendar o presentar a los de primer nivel. Pueden ser contactos comunes o simplemente personas que a las que tú pides que te recomienden porque pueden dar fe de tu valor profesional (Antiguos jefes, compañeros, clientes, usuarios, etc.).
  • Tercer nivel: gente nos puede dar información valiosa (pueden darnos informarnos de vacantes que han llegado a su conocimiento, en su empresa o fuera, o darnos información sobre las empresas a las que estamos tratando de acercarnos,…)
  • Cuarto nivel: personas que pueden ayudarnos, apoyarnos u orientarnos. Orientadores, mentores, formadores, etc.

 ¿Cómo vamos llenar estos niveles?

 Preparamos una estrategia para captar contactos. Yo os propongo seguir estos pasos:

Para comenzar vamos a partir de ordenar en el nivel que les corresponda a los contactos importantes que ya tenemos.

Identificamos y ordenamos los contactos importantes que ya tenemos, nos sirven de cimientos de nuestra red. 

Después vamos a informar a todos estos contactos de que buscamos empleo ahora, y vamos a solicitarles acceso a sus redes de contactos, ellos decidirán como nos dan acceso, pero sea éste cual sea, seguro que será importante para nosotros, y podremos sacarle partido.

Nos ponemos en contacto con ellos, les decimos que estamos buscando empleo, y les pedimos ayuda, por supuesto les ofrecemos la nuestra para lo que necesiten. Las relaciones se basan en dar y recibir.

Hecho esto vamos buscar hacer contactos -o aprovecharlos, si ya los tenemos-,  dentro de las empresas objetivo. Para encontrar empleo, lo segundo después de decidir de que podemos buscar empleo, es saber en qué sitios pueden ofrecer los empleos que nos interesan. Así que con esa información creamos un listado de esos sitios, yo lo llamo empresas objetivo. No hay que ser un lince para ver lo importante que puede ser establecer contacto profesional con personas dentro de esas empresas, sobre todo con aquellas que tienen capacidad de decisión en la contratación de personal, aunque no será de menos importancia las  personas conocidas que simplemente trabajen allí, seguro tienen información que puede ser importante, sino decisiva.

¿Cómo proceder? Primero comprobamos si existe un contacto común, si es así hay mucho ganado, si no es así, tendremos que acercarnos por otras vías, ¿Cuáles?: Redes sociales -sobre todo LinkedIn-, Ferias de empleo, Eventos del sector, asociaciones de intereses comunes, etc.

Y, ¿cómo nos comportamos en el contacto?: Somos humildes, ofrecemos confianza, no mentimos, y vamos dispuestos a escuchar.

¿Qué cosas podemos hacer?

  • Intercambiar conocimientos
  • Ofrecer ayuda o información
  • Compartir sus artículos profesionales
  • Pedirle opinión
  • Darles la nuestra

Una vez creada relación ya será el momento de pedir favores, el de compartir contactos comunes, plantear colaboraciones, etc.

  En cuanto a las personas que nos pueden ayudar, Por un lado estarían profesionales de la orientación, el coaching, o la consultoría, que puedes encontrar en empresas públicas o privadas, no dudes en acudir a ellos/as. Y por otro en un nivel de relevancia tremendo estaría la figura de los mentores, que serían personas de prestigio en nuestras profesiones que aceptan guiarnos de una forma directa compartiendo su saber-hacer, y quizá también sus contactos con nosotros.

Mantente en el punto de mira. Hazte visible en el mercado que te interesa, y harás que otros quieran contactar contigo. Trabaja en tu prestigio profesional y en su visiblización.

Se bueno en lo tuyo y muéstralo a tu mercado.

Por último, señalar que lo realmente difícil no es hacer el contacto sino mantenerlo. Alimenta la relación. Una llamada, una mail, una mención, un mensaje en LinkedIn, quedar a tomar algo, promocionar sus trabajos, establecer discusiones sobre temas comunes, colaborar, pensar en proyectos comunes, etc.

 

Dales razones para seguir conectados (y pídeselas también claro).

 

"Artículo firmado por:

Luis Vallejo Aparicio

Consultor de estrategias para la búsqueda de empleo, y autor de DONDEHAYTRABAJO

Si te ha gustado COMPARTE.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *